Tiempo de celebraciones

Maestría y diseños únicos se conjugan con la más sofisticada tecnología en modelos que son verdaderas piezas de colección. Trascendiendo calendarios de ayer y de hoy, en complicaciones singulares, esta selección fuera de serie llega para elegir con tiempo al compañero inseparable, el que va siempre de la mano.


N oviembre, diciembre y el círculo sigue a la parábola. Enero, febrero continuarán el camino de este invento del hombre llamado tiempo. Una medida interesante y funcional. En lo inmediato, nos aproximamos a un nuevo año y sus flamantes temporadas para
ser vividas. Porque si lo analizamos bien, ¿qué es esta extensión que se sucede permanentemente sino la esencia del existir, la permanencia del transcurrir en este viaje alrededor del sol? A principios del siglo XX, lo expresó Marcel Proust con puntillismo narrativo en su famosa novela En busca del tiempo perdido, dilatando la descripción de las horas –ya sea en el capítulo de la magdalena, o en tantos otros ejemplos– a lo largo de más de tres mil páginas que conforman los tomos de esta obra impar. En una misma línea de exhaustivo detenimiento, pero en una disciplina diferente, los más precisos artilugios del mundo de la relojería contemporánea desafían diseños originales, haciendo un arte, como Proust, en modelos que presentan las propuestas más sofisticadas.
El tema es tan complejo como simple, y los relojes nos acercan otra vez a los inevitables brindis, a las celebraciones. En breve estrenaremos otra década: 2011 se colma con calendarios, números y agujas incansables que señalan el momento puntual de ese paso simbólico para cada uno, ya sea en Occidente o en Oriente. Las 12 de la noche en Buenos Aires, Río de la Janeiro, Santiago, Chile; Caracas o México. Un brindis al Sur, otro al Norte. Nueva York, Madrid, París, Londres, Roma, Moscú o quizá Sydney. Siempre serán las 12, antes o después. Para acompañar la gran odisea que nos toca en cualquiera de estas ciudades o en otras del mundo, esta selección de auténticas joyas, ideales para homenajear a las personas amadas, o aquellas que merecen un reconocimiento especial. O quién sabe si no también para a uno mismo, sin ánimo de egolatría. De igual forma puede ser sinónimo de premio al esfuerzo de 12 meses pasados y brillantes. Hay que considerarlo. Y con la mirada en el horizonte sin tiempo. Ese que ROOMIN comparte con ustedes, queridos lectores, para disfrutar al máximo.

Dior (1)

La firma francesa reivindica el buen gusto con esta versión de Dior Christal Mystérieuse, en formato más pequeño (38mm), donde impera el movimiento electromecánico “misterioso”, a través de su esfera de cuarzo con fragmentos de cristal y zafiro.Se presenta con correa de cocodrilo. Está adornado con dos discos segunderos: la imagen cambia la cara de la pieza segundo tras segundo, adhiriendo al espíritu vanguardista del arte cinético, como sucede en los planteos de Alexander Calder o de nuestro brillante artista Julio Le Parc. A su vez, el modelo Dior Christal “8” en oro y laca, -edición limitada de ocho piezas nada más- es un tributo a Mr. Dior y su pasión por el arte, así como una evocación a su número de la suerte, hombre amante de esa cifra par que le ha dado grandes satisfacciones a lo largo de su vida. Esta pieza es fruto de la primavera parisina, cuando Dior Horlogerie se asoció a los diseñadores de movimientos de relojes Orny & Girardin para crear el primer calibre “Dior 8 Zonas Horarias”, brindando la hora de ocho ciudades del mundo simultáneamente. El movimiento del cuadrante inspirado en las líneas art déco sirve como pretexto para una decoración móvil, acentuado por la integración de materiales nobles (oro, madre perla y laca). El satélite, indicando las ocho zonas horarias, gira alrededor de sí mismo en 24 horas, la cara del cuadrante en 12 horas y el contador de los segundos, en 60’’. Con correa de pitón negra, el Dior Christal “8” está bordado en oro, revelando una masa oscilante de alta costura. Hay una edición limitada de cien piezas con cuadrante madreperla, correa de cristal de zafiro y bisel engarzado con diamantes. Felicidades a quien lo elija.

Tag Heuer (2)

Con revoluciones relojeras únicas la firma de relojes suizos de lujo celebró en la Argentina su 150° aniversario, presentando una exposición retrospectiva con la historia de la marca y los hechos más importantes de la compañía. Se exhibieron los movimientos desarrollados por TAG Heuer: Monaco V4 y Calibre 1887, a la vez que se reveló “el corazón” de los relojes. Este modelo hace una ruptura absoluta con la tradición y un paso osado en la ingeniería del movimiento mecánico. Se trata de una verdadera maravilla, siendo el primer reloj del mundo impulsado con correas de transmisión, masa lineal y rodamientos de bolas. Su elaboración es desarrollada íntegramente a mano en los talleres de Tag Heuer en La Chaux-de-Fonds. Este modelo supone la nueva y revolucionaria encarnación del icónico Monaco –inolvidable, de cara cuadrada, visto por primera vez en la muñeca del actor Steve McQueen en aquel clásico del cine, Las 24 Horas de Le Mans–. No olvidemos que esta firma es sinónimo de dedicación al cronometraje de la alta competición, especialmente dentro del mundo del motor.La caja original del Monaco, grande y cuadrada, conquistó la imaginación de una generación entera y supuso una ruptura total con la estética relojera convencional. Esta exclusiva edición de lujo de tan sólo 150 unidades de platino 950, lanzada con ocasión del 150º aniversario de la firma, se venderá al precio de 70 mil euros.

Omega (3)

Para apasionados profundos de los relojes de colección, el Omega Speedmaster Professional es un clásico indiscutible que quita el sueño a los amantes de las piezas exclusivas. Fue el modelo elegido por la NASA cuando los astronautas de la nave Apollo XI viajaron a la Luna. Es conocido desde entonces como Moonwatch o Reloj Lunar. El astronauta Buzz Aldrin llevaba en su muñeca un Speedmaster 145.012 Omega 321, aquel glorioso 20 de julio de 1969, mientras Neil Armstrong dejó el suyo, de la misma marca, dentro del módulo Eagle, durante la caminata en nuestro satélite. A partir de ese momento y tras la publicación por parte de la NASA anunciando que este modelo sería el reloj oficial de los astronautas, Omega inscribió la palabra “Professional” sobre su esfera. Para celebrar el 40º aniversario de los vuelos espaciales, la firma lanzó series limitadas de 150 piezas de Omega Speedmaster Professional en las que en el registro del segundero del reloj –a las 9– aparecen los escudos de cada una de las 22 misiones espaciales, desde los Geminis hasta los Skylab (22 x 150 en total.

Hamilton (4)

Con un perfil similar al Hamilton Khaki Navy Diver, el modelo Hamilton Khaki Authomatic 660 añade una complicación GMT (el pequeño dial de 24 horas ala izquierda de la flecha roja). El mismo se ha dispuesto para guardar la pista de un segundo huso horario –ideal para elegir la hora local– en su elegante y sobrio conjunto en el que destacan las funciones de dos piezas que hacen girar el bisel interior para accionar la pista de un tercer huso horario. Éste tiene una mínima pieza que hace girar las agujas –tal como el bisel externo sobre un tradicional GMT–. A su vez, en la caja posterior, pueden apreciarse los nombres des playa exóticas, como por ejemplo, Jumeirah. Un disparador que invita a descubrir este lugar de gran atractivo: se trata de una playa en los Emiratos Árabes, situada en la zona costera de Dubai, donde la arquitectura más audaz lidera el panorama de aguas transparentes y turquesas junto a una arena blanquísima. Otras playas se suceden en la lista de las distinguidas por Hamilton para invitar a su deleite y visita. En nuestro país, la célebre firma se adhiere a los festejos del Bicentenario Argentino ofreciendo una edición limitada del su reloj Jazzmaster View. Otra joya que bien se luce escuchando a Charlie Parker.

Milus (5)

Esta marca es otra perla en el universo de los relojes de alta gama. El modelo Milus Tirion TriRetrograde Seconds Skeleton 1919, Limited Edition, se enmarca en el espíritu de esta casa pionera en calidad y diseño. Este nuevo modelo rinde homenaje a la rica tradición del pasado de Milus, que se remonta al año 1919. Milus una vez más, ha captado la idea del momento y el regocijo mediante la creación de esta pieza. Desde su nacimiento, Milus ha sido sinónimo de arte relojero suizo excepcional combinado refinamiento mecánico, exclusividad e interacción. El lenguaje de formas único y los metales más preciosos han hecho de la filosofía de Milus un fundamento para combinar el movimiento y la capacidad de cambio en sus bellas creaciones. La inspiración de su nombre, Tirion deriva de la constelación de Orión, una de las más reconocibles y brillantes de nuestro cielos. El ritmo exacto de la función retrógrada de segundos en tres sectores de 20’’ cada uno, es brindada por un movimiento de calidad mecánica suiza en versión especial de cuerda automática. Tan inusual y rara es la función TriRetrograde, con su esfera única, situada en una caja redonda de 45 mm de diámetro construida en nueve partes. Está integrada por dos capas: la primera es la base del movimiento con una decoración solar estampada.


ROOMIN Nº15

Viajes Extraordinarios