La excelencia en el aire

En 2009, LAN anunció la puesta en marcha de su renovado servicio premium business para todos sus vuelos de largo alcance. Hoy viajamos a bordo de un Airbus A340 para confirmar las bondades del servicio.


E l avión nos lleva desde Isla de Pascua a Santiago, Chile, cinco horas de vuelo arrellanados en los asientos full flat, capaces de reclinarse 180º y de convertirse en auténticas camas. Estas maravillosas butacas cuentan, además, con paneles

divisorios que otorgan al pasajero una mayor privacidad. Aún cuando el avión no comenzó a carretear, la azafata obsequia un kit de viaje y ofrece aperitivos: champagne, whisky, pisco sour o jugo de naranja, entre otros y todos hacen sus elecciones. Una vez que el avión alcanza su altura crucero, las alternativas son varias: revistas, libros o bien la pantalla LCD ubicada en el respaldo de enfrente, con una cartelera de entretenimientos como para no aburrirse por varios días: estrenos de cine, series de televisión, juegos y una larga selección de música. Todo eso, a un solo click de distancia. Para el almuerzo, la carta ofrece menúes elaborados por destacados chefs internacionales. En esta oportunidad, es el turno de una pierna de cordero braseada en salsa de vino cabernet, con cakes de mandioca y tomates cherry. El sommelier recomienda un Montes Alpha Cabernet Suavignon para acompañar. Gran elección. Pasajeros satisfechos, asientos reclinados, películas, listas de reproducción y la voz del comandante que anuncia el descenso. El trayecto parece haber durado menos tiempo. Para quienes deben hacer conexiones con otros vuelos, en este caso en el aeropuerto internacional Arturo Merino Benítez de Santiago, Chile, la compañía cuenta con dos salones VIP: el Pablo Neruda (para pasajeros Premiun Business de Lan y miembros de OneWorld Emerald únicamente), ubicado a metros de la puerta 20 y el Gabriela Mistral (LANPass Premium Silver, miembros de OneWorld Sapphire y Priority Pass), entre las puertas 17 y 18, ambos en el espigón internacional. La espera en el Neruda –el más grande de los dos– resulta de lo más placentera. Se puede hacer uso de las instalaciones y servicios de este cálido ambiente, que hace un tiempo fue elegido por la revista Forbes como uno de los mejores diez salones del mundo. En su business center hay boxes personales para chequear mails, realizar llamadas, imprimir documentos o enviar faxes. Cuenta además con varias salas, muy espaciosas y con mullidos sillones, donde se puede observar televisión o leer una amplia gama de revistas y los diarios más importantes de países vecinos y no tanto. La sala Pablo Neruda tiene todo lo que necesario para que el tiempo en el aeropuerto esté lejos de convertirse en una espera tediosa. El área principal posee un bufet de comidas –que varía de acuerdo con las horas del día– y bebidas entre las que se cuentan diferentes etiquetas de whiskies y una variada lista de refrescos sin alcohol. No hay dudas, el ambiente cumple con creces el propósito de la empresa de brindar a sus pasajeros un servicio de excelencia y confort, tanto arriba como abajo del avión.

El servicio Premium Business está disponible en todos los vuelos de largo alcance a los destinos que LAN opera en Estados Unidos, Canadá y México, Caribe, Europa, Pacífico Sur, Nueva Zelanda y Australia.


Como miembro de la alianza OneWorld, LAN ofrece más de 550 salones VIP en diferentes aeropuertos en todo el mundo.

 


ROOMIN Nº15

Viajes Extraordinarios